8.12.14

#118

Estas líneas van para ti. Sí, para ti. Seas viento, seas tierra, seas agua. Estés en la naturaleza o presente en nuestros recuerdos.
Como recuerdos los que vuelan en mi memoria que ahora mismo te están honrando. El cultivo de un futuro, que ahora es nuestro presente. La labranza de unos sueños que te echaste a la espalda y llevaste por bandera. Las cosechas de los colonos, que recogieron felicidad en forma de hijos y nietos que te siguen recordando.
Ahora estarás leyendo algunos renglones, mientras tarareas a Antonio Molina. Llevándote las manos a la cabeza, riendo o haciendo pucheros para burlarte de tu nieta y de la rabieta que está teniendo. Y la bicicleta medio oxidada con una caja llena de vitalidad fruto de meses de trabajo. Como te recuerdo. Haciéndome sonreír. Niña, pon la lotería, ¡a ver si esta vez nos toca! Y ay qué ver estos del parte. Quita los toros, pon los documentales de las dos. Las piscinas improvisadas. Niña, felicidades. Niño, felicidades. Y antes cuando la guerra.  Porque claro, eran otros tiempos.

Seré concisa: te echamos de menos. Y puestos a precisar, te diré que te estamos eternamente agradecidos. El mejor punto de apoyo, el mejor desasosiego, el mejor cariño.
Seré breve: allá donde estés, muchas felicidades abuelo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario