10.4.14

#111



He de confesar
que ya no me interesan las utopías
y que mi cuerpo
no soporta más revueltas.

no puedo luchar día a día
si no tengo una revolución en tu puerta.

no entiendo una barricada
que no tenga una almohada
y sábanas por el suelo.

No quiero cocinar otro sistema
si tu cuerpo no está a fuego lento con el mío.




Que la historia la escriben los pueblos,
y nuestras manos se limitan a argumentos
de sofá y televisión,
de gabardina y chusqueros,
de la vida que pasa
y alguna chupa de cuero.

Compromiso sin hipotecas,
sin frenos.

Todo eso, sinceramente, me da igual.
Yo lo que quiero es
que me revoluciones la melena
y secuestres mis desvelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario