30.10.13

#101

Ay, Salamanca. ¡¿qué hiciste con nosotros?! Dicen que Salamanca a unos sana y a otros manca, pero a todos los deja sin blanca. Y sin embargo, como dijo Cervantes
 Salamanca que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que la apacibilidad de su vivienda han gustado.
Puestos a llegar como un chaval, un niño con un saco lleno de ilusiones y de sueños, que poco a poco se vayan tejiendo en esta ciudad. 
"En mi opinión, es mejor dedicarse a los demás
 que a un gnomo de jardín"
Han sido cinco años, cada cual con sus etapas y sus semestres. Cada año con sus encuentros y desencuentros. Largos paseos vespertinos por el río y el puente romano, el frío y su resbaladiza escarcha de los corazones más ingratos que aborrecen este inverno, tan delicado y a la vez tan tenaz y soberbio. 
Si hasta se puede viajar a la parte más romántica, y ser La Calista o el Melibeo de alguien, invirtiendo siempre, y dándole la vuelta a la tortilla. Como hacen estas noches de desvelos y aventura tras la barra de las tabernas de San Justo y Gran Vía. 
¿Y qué decir de todos los estudiantes, venidos de todas las partes del país? ¿o los que vienen traspasando las fronteras? Esta ciudad los acoge, indiferente de su procedencia, etnia o religión. Y les alberga la oportunidad de abrazarla cada día de manera intensa y agradable. Qué más da el tiempo que haga, si llueva o nieva, estás igual de hermosa. Y al caer el sol y prenderse las farolas, eres aún más maravillosa que entonces. 
Siempre, hay una sonrisa al volver a ti. Y ver la catedral al horizonte mientras una va cruzando la carretera. 
Ay Salamanca, ¡¿qué hiciste?! si todo el que llega aquí se enamora. De alguien, o de algo, pero se enamora. 

Y así llegamos muchos, con una maleta cargada de promesas. Y así nos vamos, con esperanzas debajo del brazo, buscando un futuro mejor que el cielo negro que se nos presenta ante nuestros ojos. 
Y extrañando "la espléndida visión de un atardecer de estío en Salamanca" de Unamuno. 

Te llevo en mí, con mi vida. 
Gracias por todo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario