28.7.13

#90

Los sudores y tu aliento sobre mi cuello nunca están de más. En esa habitación, donde el ambiente estaba continuamente cargado de sexualidad y de humos varios.
Y mientras los cigarrillos se iban consumiendo en mesilla de noche y la ropa interior volaba por encima de las estrellas.
Sólo hay un ser. 




¿Para qué estropear el mejor momento de nuestras vidas? 
Si ahora mismo, en este momento y en este lugar, somos totalmente infinitos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario