19.6.11

#27


Estuvo apunto de acertar plenamente en qué consistía su infinita levedad del ser su verdad. Y más tarde él, comenzó a jugar con el azar, como si se apostara milésimas de segundo con el tiempo. No querían irse de allí, a pesar de las revueltas y del caos de su alrededor. Pero daba igual, estaban allí juntos, en ese mismo instante. Y lo demás seguía sin importar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario