22.5.11

Ole, ole tú.

Sólo quieren divertirse, hacer botellón, fumar porros y jugar a la play. Son una masa ciega desmovilizada, apolítica, una generación perdida de ni-nis, ignorantes, gorrones, violentos y apalancados. ¿Me dejo algo? ¿O no era este el retrato exacto de la juventud española?

No era cierto, y no lo fue nunca. Han sido ellos quienes han dado el golpe en la mesa, gritando basta y señalando en nombre de toda la sociedad a la clase política y económica como culpable del secuestro de su (nuestro) futuro. Y lo han hecho usando inteligentemente la tecnología, abanderándose en la no violencia, sin voluntad de exclusión y buscando la legalidad en sus actos, por mucho que se busque confundirles con los inevitables revienta-manifestaciones y los aprovechados, que los hay, como los hay en todo colectivo.

Tomando la calle, han puesto contra las cuerdas a la clase política, que se ha quedado helada, muda y balbuceante, llamando a la calma, apelando al temor al caos, intentando groseramente apropiarse del movimiento y haciendo cálculos de cómo éste les puede afectar en las urnas. Tan tristes como todos esos periodistas, analistas y tertulianos que han pasado de ignorar y ningunear las acampadas a devanarse después los sesos buscando fantasmas y conspiraciones en lo que no es otra cosa que una reacción social espontánea motivada por el hartazgo.

Se abre el capítulo de las dudas. Está por ver cómo se articulará toda esta energía desatada, cómo evolucionará el primer paso dado. ¿Se consumirá la llama o seguirá arrastrando la marea a los que aún se mantienen desconfiados? Mañana hay elecciones y la incertidumbre es total. El descrédito de los contendientes mayor que nunca. ¿Qué pasará a partir del lunes? ¿Cómo recibirán los indignados el resultado de la votación? ¿El tímido y progresivo contagio a otros países de la #spanishrevolution que comenzaba a manifestarse en el momento de escribir esta columna cuajará o será un espejismo?

Y la pregunta más importante de todas: una vez que la gente sale a tomar la calle ¿cuando y cómo decide volver a sus casas?

Berto Romero

2 comentarios:

  1. ¿Juventud española? ¡Sí ya es un club internacional! Por suerte, siempre habrá quienes pongan la vida en riesgo por la libertad y la democracia y por romper los hilos de los políticos-marionetistas que nos quieren controlar.

    Besos, bune post

    ResponderEliminar
  2. como odio la palabra ni-nis.. diablos!! pero bueno. Como les fue en la protesta, me da curiosidad, salio en todos los noticieros que vi
    =D

    ResponderEliminar