15.4.11

#14

"Nunca llueve eternamente" dijo un cuervo. Y el cuervo tras esta efímera afirmación echó a volar. Se elevó a lo más alto, cruzando entre las espesas copas de los altos pinos de ese cementerio al que llamamos civilización. Claro que jamás llueve eternamente, algún día todas esas tormentas paran, pero a veces arrasan llevándose lugares, personas y emociones. Sólo espero que gracias a tanta agua, al final crezcan tallos en la tierra, y broten ¡oh sí! ¡cómo me encantaría que brotasen y floreciesen! Al fin y al cabo, siempre hay motivos por los que crecer de nuevo, como esa semilla enterrada entre tanta tierra mojada, que al final brota. Para que después venga un cuervo desde lo alto de las copas de los pinos y con su pico, arranque el brote que tanto esfuerzo tuvo para salir hacia la superficie. Igual que hace con todos los brotes una vez que nacen, crecen y florecen.

4 comentarios:

  1. el cuervo y la lluvia me recordaron 2 cosas:
    1. que cuando es verano todos los pajaritos cantan un monton, me dicen que es porque quieren que llueva.. no me creo esto creo otra cosa.
    2. a los cuervos que aparecen en la pelicula de "Dumbo, el elefante volador" (la vi ayer) cuando lo animan a que vuele con sus enormes orejas...
    XD

    ResponderEliminar
  2. Entre tormenta y tormenta siempre hay una gran temporada =)

    ResponderEliminar