3.2.11

#8

LA MUERTE DE LA MEMORIA
Llego y te miro a los ojos y a veces veo la persona que llegaste a ser. Esa persona que me cuidaba y me abrazaba, que me curaba las heridas al caer. Miro tus ojos, y los míos se inundan de lágrimas de desesperanza. Miro tu rostro sin expresión en ocasiones, y recuerdo con nostalgia aquellas sonrisas de ver crecer a los tuyos, de realizarse como personas. Pero a veces sonríes en tu memoria o en tu vano recuerdo, o sólo la escasa emoción que te exalta a veces por el estado en el que estés ese día. Y créame abuela, que en esos instantes soy la persona más feliz del mundo, sólo con ver esa sonrisa. La memoria y los recuerdos nos hace ser quien somos. Pero ya no quedan más que cenizas de un pasado muy lejano. A pesar de todo el tiempo que pasó y toda esta pesadilla, más que asimilada y pseudoaceptada, todavía temo tu respuesta ante la pregunta ¿te acuerdas de mi?

1 comentario:

  1. no tengo palabras...simplemente es increible....
    un besiito :)

    ResponderEliminar